Adiós a Peggy Freeman

Adiós a Peggy Freeman

Peggy Freeman, una de las fundadoras de la organización inglesa de sordoceguera, Sense, falleció hace unos días a los 94 años de edad.

Peggy fue un ejemplo para nosotros, como madre y como luchadora de Sense. Cuando supimos que nuestra hija Inés era sordociega, buscamos desesperadamente información, direcciones, libros… Años después encontramos su obra “El bebé sordociego”. Ya teníamos mucho recorrido hecho, buscando recursos y pautas de actuación, y este libro nos habría facilitado mucho las cosas de haberlo tenido desde el principio. Es una de las recomendaciones que damos a los papás que comienzan a descubrir esta realidad. Hay una versión resumida y traducida a la que se puede acceder online.

Portada de una de las primeras revistas de Sense, en la que aparece Peggy Freeman

Todavía tuvieron que pasar unos años desde que nos dimos cuenta de lo que es la sordoceguera, hasta que contactamos con otros padres, y con APASCIDE nos volcamos hasta convertir esta organización en el centro de nuestro proyecto de vida, el nuestro y el de nuestra hija.

Los pasos de Peggy Freeman han sido uno de los modelos que más nos han inspirado.

 

La historia de Peggy, profesora, adquirió un rumbo singular cuando su cuarto hijo, su hija Bunty, nació en 1954 con afectación por la rubéola, sordociega. No tenía a quién recurrir, no sabía qué hacer, hasta que una profesora de sordos la puso en contacto con otros padres de niños sordociegos, y contactó con Margaret Brock. Ambas animaron a otras 10 familias, y fundaron la primera asociación de padres, que luego pasaría a llamarse Sense, y es hoy la mayor organización inglesa de atención a la sordoceguera, y probablemente la mayor que hay en el mundo.

En 1980 abría Sense la primera residencia para personas con sordoceguera, Manor House, cerca de la ciudad de Peterborough. Tuvieron que esperar hasta 1985 para abrir el primer centro en Escocia. Y en la década de los 90 la necesidad de atender a tantos chicos y chicas esparcidos en residencias de diversa índole les hicieron abrir más de 70 residencias y hogares para sordociegos.

Hoy que Peggy se ha ido, su hija Bunty, sordociega de 68 años de edad, sobrevive a su madre y vive tan feliz como puede ser cualquier persona en una residencia de Sense en la ciudad de Birmingham.

 

Peggy con su hija Bunty a la edad de 2 años

La historia de Peggy y la historia de Sense nos emocionan y nos motivan. Le estamos agradecidos. Creo que Peggy estará ahora echando un vistazo hacia abajo, apoyando desde allí a todos los sordociegos… y puede que esté viendo nuestro Centro. Seguro que le recordamos sus comienzos, y espero que nos apoye en lo que pueda.

En su nombre y en el nuestro, apoyad a nuestro Centro, no le dejemos caer. Haz una pequeña aportación:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es APASCIDE, Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿OTRO IDIOMA?

colaboran

AL DÍA EN TU E-MAIL

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

SUSCRÍBETE AL BLOG

CATEGORÍAS

Publicaciones

Ir al contenido