By Plimun Web Design

APASCIDE

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel

Salud y sordoceguera - salud-4

 

 

Los padres no hemos nacido ni hemos sido educados para ser padres de un hijo sordociego, por lo tanto, tenemos que aprender. Para poder afrontarlo  adecuadamente,  necesitamos el apoyo de profesionales. Para poder tomar las decisiones adecuadas en cuanto a cirugía, tratamientos, implante coclear, etc, necesitamos ser informados por médicos de confianza, que entiendan el problema. Para saber cómo tratar a nuestros hijos en cada momento, necesitamos la orientación práctica de un especialista en sordoceguera. Para saber cómo nos tenemos que comunicar con nuestro hijo sordociego, necesitamos ser aconsejados por un experto en la comunicación con personas sordociegas. Probablemente, la familia tendrá que aprender Lengua de Signos.

 La economía familiar se resiente frecuentemente, debido a que las administraciones públicas no suelen asumir los gastos que conlleva una buena atención a nuestros hijos. Esto es injusto, y las asociaciones de padres luchamos por cambiar esta situación.

 Para que el impacto de la sordoceguera no deteriore la vida familiar, se necesita en primer lugar, una buena información, y en segundo lugar, contar con suficiente  ayuda. Los hermanos también necesitan una atención especial. Ellos aceptarán a su hermano sordociego dependiendo de cómo los padres lo aceptemos. El apoyo psicológico y el contacto con otras familias con el mismo problema es imprescindible.

 

En muchos casos, la sordoceguera es debida a alteraciones hereditarias. Cada vez se puede precisar en mayor número de casos cuál es la alteración genética exacta. Un experto en genética debe aconsejar en cada caso, a los padres y hermanos, a la persona sordociega, y a la pareja .

 

Afortunadamente, la medicina continúa progresando en todos los campos, y debemos seguir abiertos a estos avances. Hay varias líneas de investigación en el campo de la retinosis pigmentaria, que aunque esperanzadoras, de momento solo están en fase experimental.

 Para concluír, se debe destacar que una persona sordociega y su familia puede vivir una vida sana y feliz si tiene en cada momento el apoyo y las ayudas que necesita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web APASCIDE Para saber más sobre las cookies Politica de Privacidad.

Acepto el uso de cookies de este sitio

EU Cookie Directive Plugin Information