By Plimun Web Design

APASCIDE

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel

La rubéola y la sordoceguera

Descargar folleto informativo

¿Qué es la rubéola? 

La rubéola es una enfermedad viral habitualmente autolimitada y leve que afecta preferentemente a los niños. EN general se presenta con un cuadro de fiebre y malestar, y al cabo de unos días aparece una erupción que produce picor. Se debe acudir al médico para que haga el diagnóstico.

En el caso de una mujer embarazada, si la infección rubeólica se produce durante los primeros meses de gestación se puede producir la embriopatía rubeólica. También podemos observar el  síndrome de rubéola expandido, en el que junto con las malformaciones congénitas aparecen otras manifestaciones características de fetopatía (afectación pulmonar, hepática ósea, hematológica, etc.). 

¿Cómo se puede prevenir? 

Con la vacunación. Actualmente se emplea la llamada Triple Vírica, que incluye protección frente a sarampión, rubéola y parotiditis (SRP).

Vacuna triple vírica. Deben administrarse dos dosis de la vacuna triple vírica, separadas por un intervalo de un mes por lo menos. La primera dosis se recomienda entre los 12 y 15 meses y la segunda entre 3 y 6 años.  Estas recomendaciones pueden ser algo diferentes en los distintos planes sanitarios. Debemos seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias locales. 


¿Qué es la embriopatía rubeólica? 

Es el resultado de la infección del embrión por el virus de la rubéola. A diferencia del organismo materno, en el que las defensas impiden que produzca daños importantes, el embrión pequeño apenas tiene defensa frente al virus, y puede producir graves secuelas. Si la infección ocurre después del primer trimestre, la frecuencia en que produce secuelas es mucho más baja. Esto se debe a que a partir de entonces el feto comienza a producir defensas.  

Cuando la infección materna ocurre a las 4-6 semanas de gestación, hay afectación del embrión en el 100% de los casos. Este porcentaje baja al 80% entre las 7 y 12 semanas, al 50% entre 13 y 16 semanas,  al 6% entre las 17 y 20 semanas, y es muy rara a partir de las 20 semanas.  

Algunos niños con rubéola congénita pueden seguir teniendo virus después del nacimiento.  

La sordoceguera y la rubéola. 

La sordera es muy frecuente entre los niños con rubéola congénita. Se recomienda utilizar emisiones otoacústicas y potenciales auditivos del tronco del encéfalo para descartar problemas auditivos.  

Es muy frecuente que se asocien problemas visuales graves con la sordera, por lo que la sordoceguera es frecuente entre los niños con embriopatía rubeólica.  

La sordera neurosensorial. 

La pérdida auditiva neurosensorial, es uno de los resultados más comunes de la rubéola congénita y puede aparecer como un solo defecto. El órgano de Corti, es parte del oído interno el cual comunica el oído con el cerebro, y es frecuente que este órgano se dañe por efecto de la rubéola. La pérdida auditiva puede ser moderada o severa, y se presenta en uno o ambos oídos y puede también deteriorarse con el tiempo 

Las cataratas 

Son muy frecuentes. Pueden ser uni o bilaterales. Pueden observarse desde el nacimiento, a 

veces, varias semanas o incluso meses después del mismo. Consisten en una opacidad de 

la lente del ojo (cristalino). Característicamente 

tienen opacidad central  blanca, densa, ligeramente excéntrica y una opacidad menor de la corteza circundante.  

El tratamiento de la catarata congénita, continúa siendo en la actualidad, dificultoso. Oftalmológicamente el único tratamiento efectivo es la cirugía. Una vez decidida la indicación quirúrgica debe hacerse lo mas precoz posible, siendo que los resultados visuales obtenidos tienen una relación directa no solo con el tipo de catarata, sino también con la precocidad de la cirugía. 

Es muy importante la rehabilitación postoperatoria y el tratamiento correctivo de los problemas frecuentemente asociados: problemas de refracción, alteraciones corneales, glaucoma, estrabismo.


 ¿Quién NO debe vacunarse? 

• Personas con alergia conocida a esta vacuna o a cualquiera de sus componentes  

• Las personas gravemente enfermas deberían esperar a su total restablecimiento antes de su administración.  

• Las mujeres embarazadas. Además, las mujeres deben evitar quedarse embarazadas al menos hasta 3 meses después de recibir la vacuna.  

• Deberán consultar con su médico aquellas personas con inmunodeficiencia primaria en tratamiento con inmunodepresores o con trastornos hematológicos o que hayan recibido previamente transfusiones de sangre. 

¿Se puede vacunar un alérgico al huevo? 

Existen en nuestro país tres presentaciones. Una de ellas, la Trivaten® se desarrolla en células diploides humanas, por lo que ésta es la que se puede usar en alérgicos al huevo. 

¿Tienen los varones que vacunarse? 

Sí.  El riesgo de transmisión de la Rubéola es importante, por lo que todo niño con rubéola puede transmitir la enfermedad a sus hermanas, madre, tías, vecinas, etc., que a su vez pueden estar embarazadas.  

 

 RECUERDA: NO OLVIDES LA RUBÉOLA.

Descargar folleto informativo

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web APASCIDE Para saber más sobre las cookies Politica de Privacidad.

Acepto el uso de cookies de este sitio

EU Cookie Directive Plugin Information