By Plimun Web Design

APASCIDE

Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel

4-Cómo comunicarse

4-Cómo comunicarse

Capítulo 4:
Cómo comunicarse con una persona sordociega


Cuando nos dirigimos a una persona sordociega, nosotros sabemos que queremos comunicarnos con ella, pero ella no nos ve ni nos oye llegar, ni puede deducir nuestras intenciones por nuestra actitud.
 
Procedimiento para la comunicación con personas sordociegas
1. Hacerle saber nuestra presencia: -tocarle suavemente en el hombro o en el brazo
2. Identificarnos con nuestro nombre o signo, y repetirlo tras cada separación.
3. Elegir el sistema de comunicación preferido por la persona sordociega (o el más adecuado).
4. Buscar la colocación y las condiciones adecuadas. 
 
Además, hay unas normas de buena educación que debemos respetar :
5. Saludar a la persona sordociega cuando la encontremos (no evitarlo ni escondernos), ya que en general las personas sordociegas, al no vernos, no nos saludarán antes. 
6. Despedirnos explicando nuestra ausencia o interrupción
7. Dejarle en un sitio cómodo y seguro o acompañado. Siempre con un punto de referencia.
8. Olvidar los prejuicios. El tacto es un canal seguro de entrada de información.
9. Asegurarnos de que ha comprendido bien.
10. Establecer turnos. Hacerle saber cuando puede hablar
 
Las personas sordociegas tienen necesidad de información de lo que pasa a su alrededor, y de que ésta se le proporcione a través del sistema adecuado. Sienten angustia por no entender lo que se le pide o no ser enten­dido. Mientras no puedan comunicarse con alguien, tienen imposibilidad de expresar deseos, siente rabia al no poder elegir qué cosas hacer.
 
Esta incomunicación produce nerviosismo al no conseguir lo que se quiere (aparición de es­tereotipias, obsesión por algo concreto...). Los tiempos de espera se hacen muy largos y desagradables. Tienen dificultad para recorrer y reconocer los espacios, sensa­ción de peligro.
 
Si no respetamos los métodos de comunicación, sienten desagrado ante la invasión de su intimidad (aunque lo que este­mos intentando es sacarlos de su aislamiento). Necesitan que se respete su propio ritmo, que puede parecernos a nosotros muy lento. Tienen miedo ante la velocidad o brusquedad en la interacción (necesitan más tiem­po). Recurren al uso de otros sentidos para contextualizar lo que ocurre a su alrededor, pero la información que dan es muy escasa.
 
Las personas sordociegas necesitan tener CONFIANZA EN EL GUÍA.

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web APASCIDE Para saber más sobre las cookies Politica de Privacidad.

Acepto el uso de cookies de este sitio

EU Cookie Directive Plugin Information